viernes, 5 de diciembre de 2008

Cómo no meter la pata en la cena de Navidad

No será el primer año, tampoco el último, en el que se dan consejos para no meter la pata en la cena de Navidad de la empresa. Cientos de historias, incluso alguna leyenda urbana, rodena este tipo de eventos, donde hay que estar, pero también donde no hay que estropear lo que con tanto trabajo nos hemos ganado.

Este viernes se da el pistoletazo de salida de gran número de cenas de empresa. Las claves básicas que nos da Monster este año son:

  1. Asistir y participar
    Estas comidas no son precisamente el mejor momento para tomarse la tarde libre o inventarse excusas. Como su propio nombre indica, son eventos de empresa y se espera que todos los empleados, salvo causas de fuerza mayor, acudan. La ausencia al evento se interpretará como una señal de falta de responsabilidad, dejadez o prepotencia. La participación también es importante porque es la oportunidad perfecta para afianzar una buena posición como miembro del equipo.
  2. Beber con moderación
    Es una cena y habrá alcohol. Sin embargo, pasarse con las copas no es nunca la mejor opción. Los empleados conocen esta regla de oro pero suelen ignorarla en el último momento. Se debe controlar siempre la cantidad porque el alcohol desinhibe y provoca que comportamientos poco adecuados para un evento laboral.
  3. Vestir correctamente
    La ropa es también importante. Aunque ha llegado quizás el momento de dejar la corbata y el traje pantalón en casa, tampoco es el día adecuado para ir con vaqueros rotos o un escote de vértigo. Jefes y directivos estarán presentes y una imagen correcta es siempre la mejor carta de presentación.
  4. No aislarse
    Las cenas de empresa son el momento perfecto para conocer gente nueva o, al menos, hablar con todos. No es recomendable cerrarse en banda y entablar conversación únicamente con los colegas que mejor nos caen. Los organizadores de estas comidas saben que esto suele pasar y por eso propician una colocación específica para que la gente no se siente al lado de los mismos de siempre. El objetivo es conocer a gente nueva y aprovechar la oportunidad de acercarse a gente importante con la que normalmente no entabla contacto.
  5. Evitar los temas `conflictivos´
    El alcohol, aunque sea en pocas dosis, y el exceso de confianza pueden provocar problemas con algunos temas por las opiniones encontradas que puedan surgir. Es mejor evitar las conversaciones sobre religión, política o dinero porque sólo crearán conflictos. Se debe tener en cuenta que a la estas comidas acuden muchas personas con personalidades y puntos de vista muy distintos así que antes de que estalle la guerra, lo mejor es ser diplomático. Tampoco será el mejor momento para los cotilleos.
  6. No hablar más de la cuenta
    Como ya se ha visto, el exceso de confianza puede crear problemas, así que lo mejor en estos eventos es no ser demasiado abierto ni hablar más de la cuenta. Hay que recordar que, salvo excepciones, nos encontramos con colegas, no entre amigos, así que hay que ser prudente con todo lo que se dice.
  7. Ser agradecido
    Siempre se debe dar las gracias a los organizadores de la cena. Y si hubiese ocasión, también es recomendable agradecer con amabilidad la velada a los directivos.

¿Vais a ir a vuestra cena de Navidad? ¿Qué os parecen estos eventos? ¿Habéis metido la pata alguna vez?

11 comentarios:

Blanca y + dijo...

En mi empresa no hay cena de navidad, y nunca se lo agradeceré lo bastante. Solo somos dos mujeres y el resto hombres, con lo cual en el típico "blanco" del día de nochebuena, estamos como un pulpo en un garaje. Nos tomamos nuestro vinitos, nuestras rabucas y para casa.
Estoy segura de que si hiciéramos una cena de empresa, mis compañeros se saltarían todas esas normas, una por una ;-)
Abrazos,
Blanca

fermin dijo...

El colectivo al que pertenezco, somos cinco y en centros de trabajo diferentes, nos reunimos para cenar cuatro veces mínimo al año. Intercambiamos experiencias y ponemos cuestiones en común, para que el servicio sea similar en los cinco colegios públicos. La empresa es mas grande, pero no acostumbramos a acudir a la cena navideña de otros departamentos.
Saludos JP.

Campurriana dijo...

A mí personalmente me gustan más las que hacemos entre amigos. Así no tendremos que pensar ni en corbatas, ni en copas de más, ni en meteduras de pata varias...
:)

Cris dijo...

Buenos consejos JP!, resumiendo, saber estar según la circunstancia, con ello velada agradable y sin sobresaltos ni problemas, un saludete y feliz cena! Este año con la crisis, seguro habrá muchas menos, :-)

Toño dijo...

A mi también me gustan más las que celebramos los amigos, o los compañeros de trabajo, sin jefes a la vista jeje. De todas formas, este año no habrá cena de navidad en la empresa (¿plan de austeridad?) así pues haremos nosotros una cuando se pueda

Saludos!

Hoteles baratos Florencia dijo...

Muy buenos consejos!

Laura Bozzo dijo...

Buenos consejos JP!, resumiendo, saber estar según la circunstancia, con ello velada agradable y sin sobresaltos ni problemas, un saludete y feliz cena! Este año con la crisis, seguro habrá muchas menos, :-)

armarios dijo...

Muy buenos los consejos, la verdad que no es tan difícil hacer eso, es increíble que a ciertas personas no se les cruce por la cabeza!!!

armarios dijo...

Muy buenos los consejos, la verdad que no es tan difícil hacer eso, es increíble que a ciertas personas no se les cruce por la cabeza!!!

armarios dijo...

Muy buenos los consejos, la verdad que no es tan difícil hacer eso, es increíble que a ciertas personas no se les cruce por la cabeza!!!

Frank Holder dijo...

Es bueno ir teniendo en cuenta estos consejos, porque con lo rápido que está pasando el tiempo en cuanto nos demos cuenta estamos en Dicciembre.