miércoles, 7 de enero de 2009

De vuelta al trabajo: satisfacción o compensación económica

Tras unas semanas de auténtico tiovivo, toca reanudar la actividad laboral en un año que para muchos va a ser nuestro primer ejercicio de lleno en la crisis.

Muchos de aquellos que no pudimos vivir la crisis del '93, estamos, a la vez expectantes y preocupados ante lo que nos deparará 2009.

La primera reflexión en este día de regreso, me ha llegado viendo un post sobre trabajo y aburrimiento en el blog vida de un consultor. Personalmente, sigo "presumiendo" de disfrutar con mi trabajo, pero siempre me cuestiono hasta qué punto la parte económica influye en esa opinión.

Creo que nadie es capaz de disociar totalmente la parte de satisfacción personal de la económica, pero el simple hecho de reflexionar puede ayudar a tener las cosas más claras.

Así que ánimo. Como suelo decir, superado un día como el de hoy, o el de vuelta de las vacaciones de verano, el resto son pan comido... aunque en un año como este, hay que mantener todas las alertas encendidas para dar la talla.

Satisfacción o compensación económica. ¿Qué opináis de vuestro trabajo?

7 comentarios:

fermin dijo...

Siempre es complicado reflexionar si tu trabajo está, o no, bien remunerado. Muchos son los parámetros que se han de analizar: relación esfuerzo- salario, responsabilidad- salario, horario- salario... Personalmente y comparado con la retribución de puestos de trabajo similares al que yo ocupo, creo estar en la media. En cuanto a la satisfacción, cuando soñaba con un trabajo, nunca pensé que encontraría uno como el que tengo.
Saludos JP.

Campurriana dijo...

No voy a decir que trabajaría por amor al arte nada más pero reconozco que hacer algo que resulte útil a la sociedad también provoca el que me levante cada día para ir a la oficina...

Otra cosa también tengo muy clara. Si no trabajase, no me aburriría en absoluto porque más de una vez he imaginado tal situación y os aseguro que no me quedaba un minuto libre...

JP, me alegro de verte.
;)

Carol dijo...

Para mí la compensación económica no es tan importante como el sentirte satisfecho con lo que haces y estar a gusto con tus compañeros. No obstante, entiendo que la compensación económica ayuda en la satisfacción.
Por poner ejemplos: trabajé de becaria con una pequeña compensanción económica y fui inmensamente feliz, porque lo que hacía me llenaba muchísimo.
También hice unas prácticas sin cobrar nada y las hice con mucha ilusión.
Os invito a echar una ojeada a nuestro blog de empleo: http://empleo.universiablogs.net

JP dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Para mí pesa más la parte de realización personal, pero al final cada uno tiene sus necesidades y obligaciones y tiene que elegir donde poner el listón.

Saludos,

JP

P.D. Carol, conozco y visito vuestro blog.

Servicio tecnico caldera dijo...

Despues de unas buenas vacaciones, uno viene recontra feliz al trabajo.

Caldera de condensacion dijo...

Muy buen articulo, algo para tomar en cuenta siempre.

Alan Faena dijo...

Es muy cierto que luego de las vacaciones uno está más feliz pero lamentablemente no es mucho lo que le dura la felicidad a uno!!!