martes, 10 de febrero de 2009

No es momento de grandes beneficios

No es momento de grandes beneficios. La frase lleva dando vueltas durante las últimas semanas en nuestro entorno político y creo que encierra un trasfondo muy profundo, merecedor de ciertas reflexiones.

Si bien es cierto que el "No es momento de grandes beneficios" ha acabado focalizándose en la línea de flotación de la banca, en determinados foros se ha acabado, de forma genérica, dirigiendo a la totalidad del mundo empresarial.

Y me pregunto si nos hemos parado a pensar lo importante que es para España ser un país atractivo para la inversión extranjera, así como ser un lugar idóneo para emprendedores y empresas ya establecidas.

Si transmitimos que no es momento de grandes beneficios, estamos diciendo mucho más que el mensaje de sacrificar beneficio por empleo. Realmente las empresas quieren ganar dinero, y si no ganan dinero, no vendrán, no se quedarán y acabarán por destruir empleo.

Y a todo esto, cuanto menos beneficios obtengan las empresas, menores serán los dineros que recaudará el estado vía Impuesto de Sociedades, por lo que las ya de por sí maltrechas arcas públicas, acabarán doblemente heridas: por el coste de las prestaciones por desempleo y por la falta de ingresos a través de los impuestos pagados por las empresas.

¿De verdad se ha pensado dos veces lo de que no es momento de grandes beneficios? ¿Qué opináis?

4 comentarios:

Ricardo dijo...

Los japoneses siempre han tenido una visión social del beneficio que me gusta más que la que tenemos en occidente. En Japón si una empresa obtiene beneficios, se entiende que lo merece. El beneficio es fruto del margen, que a su vez es directamente proporcional al valor añadido. Y el valor añadido es el aprecio que la sociedad otorga a los bienes y/o servicios que ofrece una empresa. Por ende, el beneficio es el reconocimiento social de que la empresa aporta cosas valiosas a la sociedad.

Por ello, en mi opinión no debemos satanizar el beneficio, presentándolo como una ganancia inmerecida de un pequeño grupo de privilegiados y explotadores. En ese sentido, la frase del Presidente del Gobierno de España no ha sido muy afortunada. Seguro que el Sr. Sebastián, famoso ya por sus meteduras de pata, tiene algo que ver con la cocina del discurso en el que apareció esta frase.

No obstante, lo que no es aceptable es que el beneficio sea impuesto por la fuerza. Me explico. En este momento de tipos de interés del mercado interbancario en caída libre en muchos lugares del planeta, es inaceptable que los bancos estén gravando el crédito al consumo y la financiación del circulante con intereses de dos cifras, basando esta decisión en un aumento del riesgo. ¿El riesgo de insolvencia es ahora mayor que en 2007? Sí, pero no justifica ese diferencial con respecto a los tipos del mercado interbancario. Recordemos que esos intereses gravan créditos que son indispensables para que los ciudadanos puedan vivir o las empresas puedan seguir abiertas. Vamos, que son "lentejas". Desde mi punto de vista, el gobierno tiene que actuar, pero con discreción y en coordinación con otros gobiernos, en el mercado financiero para evitar abusos.

En Japón, tipos de interés como los que estamos viendo estos días en créditos al consumo y líneas de financiación de circulante, son considerados usura.

jose dijo...

El asunto, creo, es que están recogiendo beneficios y no están arriesgando con el crédito, esto a la larga va a ser nefasto, la economía se hunde y con ella los bancos en unos años, ya que no tendrán préstamos que vayan a devolverles...

Al final más que crear desarrollo los bancos españoles van a ser un lastre. Nos sacaron el dinero con superhipotecas y lo desmaterializaron en no se sabrá que...

Saludos

Senior Manager dijo...

Es cierto, creo que la frase ha debido ser cambiada por: "Es tiempo de grandes sacrificios"... en donde al menos no se especifica de donde vendrá la parte mala.

Beneficios debe haber siempre para poder seguir creándolos, sin ellos sobrevendrá un desastre mayor.
SM

Antonio Velazquez Bustamante dijo...

Ni sacrificios ni beneficios - hay que vivir con lo que uno tiene. Es lo que hay y el tiempo no regresa - no hay que postergar nada - A vivir!!!