sábado, 1 de marzo de 2008

Trabajo vs Fin de semana

Uno que ya lleva varios años de vida laboral ha visto la evolución de las jornadas y de los horarios. Durante los años ochenta y noventa trabajar los sábados se fue convirtiendo en una práctica cada vez menos común; lo mismo ha ocurrido con la tarde de los viernes.

Personalmente, algo que debería ser, y es, un tiempo de esparcimiento como son las tardes de los viernes, muchas veces se convierte en un contrasentido. He de reconocer que los viernes por la tarde me siento raro, estoy empujado por la inercia de la semana y me cuesta desconectar y decelerar, hasta el punto de que tengo la sensación de no saber qué hacer.

Y luego está la pareja. Si a eso le sumamos que ella trabaja algún que otro sábado, cuando esto ocurre, como hoy, puedes encontrarte escribiendo más posts en un día que en los últimos doce meses.

Suerte que hasta ahora siempre hemos coincidido en al menos el 80% de nuestros días de vacaciones, por el momento...

2 comentarios:

Campurriana dijo...

Pues eso es duro, JP. Me refiero a que no sepas qué hacer cuando no estás trabajando...
Creo que deberías mirarlo.
;)

Por cierto, encantada de estrenarme en tu blog.
Un saludo desde la ciudad de la Torre...

JP dijo...

En primer lugar gracias por estranarte comentando en el blog, espero contar contigo a partir de ahora, que te interesen las historias que voy contando, que regreses a este lugar.

También me agrada que la entrada sea en un post que escribí ya hac algún tiempo... desde entonces estoy dándole una vuelta a ese tema, a mi vida, siempre para tratar de mejorar y de encontrarme bien, entre otras cosas para contarlo aquí.