martes, 22 de julio de 2008

¿Por qué contratar un consultor?

ConsultoresVivimos en tiempos en que los consultores parecen estar por todos lados. Tenemos consultores por experiencia, consultores por profesión, consultores por oportunidad y consultores por necesidad.

Junto con esta ola de consultores, parece aumentar también la insatisfacción con los resultados obtenidos. Esto muchas veces es culpa de la falta de preparo del consultor, pero el problema también puede haber sido generado por la empresa, que no se hizo la pregunta: ¿realmente necesito de un consultor?

A partir del momento en que tenemos consultores para todo, aumenta la dificultad en determinar cuando uno es verdaderamente necesario. Por lo tanto, antes de pensar en contratar terceros para resolver alguna situación, hay que tener muy claro el objetivo que la empresa busca.

Solamente a partir de este objetivo, claro y directo, se puede evaluar la necesidad real de un consultor. No cometas el error de llamar un consultor sin tener un objetivo, pues este normalmente encontrará algo para resolver… esto no quiere decir que te están engañando, quiere decir que no es necesariamente el problema que realmente quieres resolver.

Dicho esto, la contratación de un consultor puede ser hecha por una de las siguientes razones:

  1. Velocidad: tu empresa podría cuidar de la situación, pero no con la misma velocidad que un tercero con más experiencia.
  2. Conocimiento: tu empresa simplemente no tiene el know-how para manejar la situación.
  3. Credibilidad: el trabajo de tu empresa puede necesitar de validación en el mercado, y la evaluación o ayuda de un consultor reconocido puede dar más seguridad a clientes e inversionistas.
  4. Costos: aunque tu empresa pueda realizar el trabajo sola, un consultor podría realizarlo por un costo más bajo. Este es especialmente valido cuando se tratan de actividades esporádicas, fuera del core business de la empresa.

Consultores pueden ser un milagro o un desastre. A partir del momento en que la empresa contratante define claramente el resultado deseado (el objetivo), y que tipo de ayuda necesita (la razón), multiplica la posibilidad de un final feliz.

vía ConGestión.

5 comentarios:

Senior Manager dijo...

Hoy en día contratar un consultor puede resultar un fiasco o una bendición, debido a que hay muy buenos consultores y también muy malos, casi que en la misma proporción. Lo más importante son las referencias y las experiencias previas, digo, para no arriesgarnos, pues cualquier consultoría no está exenta de sustos, creo que incluso la suerte juega un factor importante.
me quedo con los 4 puntos que señalas, pues son la base de la determinación de si necesitamos un consultor o no.
Slds
SM

Carlos Herreros dijo...

Hola JP muchas gracias por tu entrada en el blog. Sobre esto de la consultoría habría que hablar bastante, más de lo que permite una entrada de blog. Un afectuoso saludo, Carlos Herreros

Cris dijo...

estoy de acuerdo con esos cuatros puntos y como señalas tener un objetivo claro a la hora de contratar a un consultar es algo básico para determinar la necesidad real de un consultor o no, pues es cierto que con un consultor se terminará por encontrar una dolencia en la empresa, aunque no sea la que realmente hay que atajar mediante una consultoría, muy bien expuesto el problema en este post, un saludete!

JP dijo...

Quizá un consultor podríamos verlo como una herramienta. Hay que saber para qué la quieres, luego ir al mercado y comprarla, a continuación hacer uso de ella, seguirla, mantenerla... hasta conseguir que cumpla su función.

Saludos,

JP

PD. Carlos, muchas gracias por tu primer comentario en este blog. Soy seguidor del tuyo.

la gata dijo...

He sido consultora y ahora soy la usuaria "pedigüeña". Tener consultores tiene pros y contras. Mas barato? Te da más flexibilidad y te permite tener a las personas q necesites en cada momento.Know how? depende. Para productos estándar, sí, para más específicos, me he tenido que ver cosas comentadas en otro poyecto en otra empresa que lleva la misma consultora como "idea" del consultor. El pobre no sabía que tenía delante a la autora...
Creo, muy sinceramente que es más bien al revés , que de las empresas se saca ese conocimiento. Como negativo y relacionado con esto, cuando tienes "enseñado" al consultor, cuando sabe lo que quieres realmente, A) se va a otro proyecto por indicación de la cpompañía o B) se larga cansado de hacer 2000 horas a la semana.
Al final las consultoras acaban monopolizando sectores enteros. La ventaja:se homogeneizan sistemas.