miércoles, 24 de septiembre de 2008

La doble moral en las cesiones de jugadores de fútbol

En dos partidos seguidos, el Racing de Santander va a tener que prescindir de jugadores clave debido a que son cedidos de sus rivales.

image

Y a mí todo esto me parece que pasa de castaño oscuro. Primero el Madrid, que tienen decido al jugador clave de la defensa al Racing, . Con todo lo grande que es el club de la capital, cómo puede tener miedo a que le saque los colores un equipo como el Racing y un joven jugador como Garay en un partido como el del pasado domingo.

image

Y vuelta la burra al trigo, hoy miércoles le toca turno a un jugador clave también en la delantera del Racing, en este caso Pereira. Cómo puede ser posible que el Villarreal con todos sus millones de cerámica castellonense tenga miedo de que un jugador, al que ellos han descartado, les ponga en evidencia en un partido contra un club modesto como el Racing.

Sinceramente, estoy harto de esta doble moral: primero descarto al jugador, pero por si me columpio y me lo demuestra contra mi equipo, voy a poner una clausulita [abusiva] para que me paguen un millón de euros por jugar dos partidos, y así me cubro las espaldas, o el trasero, según quién.

¿Qué os parece esta mala práctica en el fútbol? ¿Lo habéis visto en el mundo de la empresa, los clientes o los empleados?

5 comentarios:

Fito dijo...

Pues si, se ve y mucho en la empresa. Por ejemplo en la de la carnicería informática. Uy, perdón, consultoría informática :) Una carnicera lleva carne a un cliente a condición de que el cliente no contrate al cacho de carne si éste deja la carnicera, perdón, consultora. Empresas que incluyen como cláusula (escrita o no) de los contratos que los empleados que éstos no trabajen unos con otros si dejan la empresa. Etc, etc y etc guanmortiam.

En los negocios está todo inventado y el fútbol, como negocio que es, hace lo mismo pero con pantalones cortos.

Brto dijo...

aunque no le beneficie al recing m prece una buena clausula

JP dijo...

Estoy de acuerdo en que en el mundo de la empresa se ve. Muchas veces, el networking entre directivos mueve los hilos del destino de los empleados: ficha a este que me sobra, no me toques a este que si no..., etc.

Para gustos los colores, pero yo creo que si descartas a un empleado/futbolista hay que ser coherente.

Saludos,

JP

Fito dijo...

Coherencia sería usar la misma bara de medir en casa propia y en la ajena. Si vale en un sitio, vale en el otro.

Además, en el fútbol puedes alegar cierto interés deportivo, pero en la empresa, es simple carnicería (y avaricia)

Toño dijo...

Es algo típico en el fútbol, y tienes razón en que si es un descarte, pues tanto da que juegue con el equipo cedido, ya que no les interesaba. No obstante, el ego de los equipos grandes (y más grandes sus patrocinadores y sus sumas de dinero) no permitirían una mala imagen, que a la vez, les pudiera perjudicar...

Saludos