domingo, 1 de junio de 2008

Llega la temporada de piscinas 2008

En mis años en Madrid, estuve más o menos atento a la temporada de piscinas, aunque la única de la que fui asiduo fue la de Ciudad Universitaria.

Llega junio y con este mes, la temporada de piscinas.

En Madrid, siempre está la incertidumbre de saber qué día de junio de repente llega el calor para instalarse durante unas cuantas semanas. Un buen antídoto son las piscinas (aquí no hay playa...).

Pero no sólo en Madrid, también por Cantabria aunque tenemos el mar, se promueve el deporte y el esparcimiento del personal en las piscinas al aire libre, como por ejemplo en Camargo (fuente santanderciudadviva.com):

El Ayuntamiento de Camargo inicia la temporada de verano con la apertura, este domingo, día 1 de junio, de la piscina al aire libre del Parque de Cros, que permanecerá abierta todos los días hasta el 31 de agosto de 12 a 20 horas. Por su parte, las piscinas municipales de Escobedo, Camargo e Igollo iniciarán la temporada el próximo 14 de junio, permaneciendo abiertas hasta el 14 de septiembre en el mismo horario que la piscina de Cros.

[...]

El concejal recordó que existen abonos trimestrales para el acceso a las piscinas e instalaciones deportivas durante toda la temporada de verano. Los precios son de 43 euros para menores de 18 años, 65 para mayores de esa edad y 109 euros el abono familiar para vecinos de Camargo. Para los usuarios no empadronados en el municipio el coste de los abonos es de 65, 88 y 158 euros, respectivamente.

¿Usáis las piscinas cubiertas? ¿Os llaman la atención las piscinas al aire libre? ¿Lo hacéis por la natación o por el veranillo?

4 comentarios:

Diomedes dijo...

Hola Historias de JP, soy también de Cantabria y esta es de las primeras veces que entro en tu blog. La verdad es que me ha parecido sumamente interesante, y prometo pasarme por aquí de vez en cuando para leer tus interesantes comentarios. Un saludo!

Fito dijo...

No soy aficionado a las piscinas; me he pasado media vida en la playa y una piscina me parece un chiste (y de los malos :))

Sólo he ido a la piscina cuando la he tenido en la urbanización donde viví durante año y pico en Madrid. Llegaba de currar media hora antes del cierre, subía a casa, me ponía el bañador, cogía una toalla y bajaba a darme un cole. A esas horas, con el sol de capa caída, no había nadie y se podía estar. Luego subía a casa, cenaba y dormía como un bebé :D

Pero ir a una piscina abarrotada de gente... No es elitismo ni pijerío. Fobia social, quizá ;)

fermin dijo...

Ni piscinas, ni playas, una buena sombra o la orilla de un tranquilo río o regatuco, mientras corra un poquitin de agua, ya es suficiente.
Saludos

JP dijo...

Me decanto por las piscinas, sólo en invierno climatizadas para hacer natación, que unos chicarrón pero no tanto como para nadar en el cantábrico en invierno... casi ni en verano.

P.D. Diomedes, gracias por tu visita, veo que eres otro cántabro en la diáspora.