miércoles, 7 de mayo de 2008

Contrastes en el Paseo Marítimo de Santander

El Paseo Marítimo de Santander lleva años en punto muerto, anclado entre convertirlo en un verdadero paseo, o mantenerlo entre rejas para cántabros y turistas.

Calles santanderinas como el Paseo de Pereda llevan décadas disfrutando de un paseo marítimo que se le sigue negando a Calderón de la Barca, Antonio López y Marqués de la Hermida. Desde las ventanas de esas calles santanderinas, se observa un contraste en el que, a pesar de la costumbre, sería recomendable pararse a pensar el tiempo perdido, el disfrute que podíamos haber tenido si el paseo marítimo hubiera sido extendido.

Este fin de semana saqué una foto, alegre por el reciente aumento de visitas de trasatlánticos de todo el mundo:


Pero no puedo negar que la vista se me fue al desaguisado de la zona portuaria, portada de decenas de periódicos y cientos de titulares en los últimos 20 años. Naves a medio destruir, aparcamientos que no cumplen su función y una lenta evolución sin un futuro claro.


Entiendo que deberíamos buscar la fórmula rápida para conjugar el desarrollo económico del puerto, con la calidad de vida de los ciudadanos.

6 comentarios:

Mª Gemma dijo...

Aprovechando un ratico, vengo a visitarte. Una pena, con lo bonita que es Santander...
Saludos

Oscar Sin Nick dijo...

Es todo política, política, política, y pelotazos futuros... ergo política.

JP dijo...

El puerto es caramelo muy goloso, pero después de tantos años a muchos ciudadanos les va a caducar, y a eso no hay derecho. Se anteponen intereses políticos a un bien común, o sea, lo contrario a la política. Un absurdo.

P.D. Mª Gemma, entiendo que estás muy liada, gracias por pasarte por aquí.

Campurriana dijo...

Por desgracia, me ha venido a la mente la ciudad de Ferrol, que grita a los cuatro vientos que quiere mostrarse al mar...

JP dijo...

Entiendo que en Ferrol además de la Autoridad Portuaria, el Ayto estará Defensa por el peso militar de la ciudad ¿cómo está ese tema?

Campurriana dijo...

Te recomiendo un libro que relata muy bien las vivencias de una ciudad que sigue pagando muy caro ese pasado no tan lejano...

Desgraciadamente, todavía no ha encontrado Ferrol ese dirigente que la saque a relucir como se merece...sin muros, sin tristes recuerdos...

Pero es así, JP....un bello lugar con muchísimo potencial, y unas gentes que ya están aburridas de la dejadez de sus políticas y de sus partidos...

Unos enlaces sobre la ciudad, y no te pierdas algún que otro comentario...

Conacho y otros...