lunes, 19 de mayo de 2008

¿Qué es la calidad y por qué cuesta tanto alcanzarla?

Las metodologías son fundamentales en los procesos productivos y de toma de decisiones de las organizaciones, siendo muchas las dificultades para medir y cumplir los procedimientos que conllevan.

Múltiples son las posibles definiciones de calidad. Me quedo con un par de ellas, la ortodoxa y la práctica:

  • Definición de ISO 9000: “Calidad: grado en el que un conjunto de características inherentes cumple con los requisitos”. Para mí, la definición más formal y ortodoxa.
  • Definición de Hewart: ”La calidad es el resultado de la interacción de dos dimensiones: dimensión subjetiva (lo que el cliente quiere) y dimensión objetiva (lo que se ofrece)". Definición bastante más pragmática y que pone el foco en la gestión de expectativas.
La primera cuestión es discernir si tenemos una metodología por su sello (siempre viene a mi cabeza la típica furgoneta de empresa con tantos sellos que ya no caben en su carrocería) o como una apuesta estratégica y una afán por mejorar nuestros procesos. Si la apuesta es por el sello, poco más habría que argumentar, pero si la respuesta es la mejora, podemos avanzar en el planteamiento.

Si tenemos ya una metodología, ¿quiénes son los encargados de implantarla y reforzarla? Normalmente aplicamos estrategias de arriba hacia abajo (top-down) para respaldar cualquier iniciativa en la compañía. Pero, ¿funciona ese modelo con las metodologías?

Mi opinión es que la estrategia top-down no funciona para hacer que un empresa siga una metodología. Caemos en una paradoja de difícil solución. Los perfiles altos de una empresa están obligados a ser capaces de gestionar la complejidad, a vivir en un ambiente de creciente caos y con el tiempo bastante escaso.

Esa complejidad del trabajo de los líderes choca frontalmente con que den ejemplo hacia abajo de orden, de rigor y de metodología. Pueden ser líderes de sus equipos, deslumbrar con brillantes resultados, pero muchas veces los perfiles medios-bajos ni saben cómo sus jefes consiguen los resultados ni conocen cómo cubrir ese vacío entre la complejidad y el orden.

Creo que una implantación más horizontal y colaborativa de una metodología puede tener una mejor venta interna, ser más cercana y tener más éxito.

En caso de que trabajéis, ¿qué es es la calidad? ¿En quién recae el liderar una metodología en vuestras empresas? ¿Son vuestros jefes líderes de la metodología o un ruido estridente?

---
Enlace relacionado:
Calidad. Fuente: Wikipedia.

3 comentarios:

Campurriana dijo...

Lo primero que me viene a la mente, sin pensar mucho...

Calidad es aquello a lo que las empresas no les interesa llegar...

Cris dijo...

La primera definición es formal pero yo creo que bastante inexacta, cumplir con los requisitos no tiene porque hacerse con calidad, es decir, que si entre esos requisitos no está que cumpla, por ejemplo, un patrón corporativo que haya pasado ya unos parámetros de calidad, pues estamos cumpliendo con la definición pero no tenemos un producto con la calidad requerida, solo con la calidad limitada.

La segunda definición me resulta más completa porque introduce las dos vertientes de un trabajo, lo que se necesita y lo que se consigue.
Pienso que la calidad ha de estar por lo menos a medio camino de esta definición. Cumplir con los requisitos establecidos ante una necesidad detectada (dimensión objetiva), y conseguirlo con las herramientas, el tiempo y el personal cualificado necesario. Y la pregunta entonces es: ¿Cuándo se ha conseguido?. Creo que ahí es donde está esa dimensión subjetiva. A menudo los proyectos se tambalean en este segundo punto y el resultado final es el cumplimiento de un número determinado de requisitos (no todos, solo los que se juzguen más "imprescindibles") en detrimento de un tiempo de elaboración, ejecución, revisión y pruebas para lograr cumplir con unas planificaciones ajustadas, minimizando los riesgos. Así se consigue sacar en tiempo y medida un producto ""de calidad aceptable" pero obviamente mejorable, cuya "calidad superior" se abordará en nuevas versiones.

Bueno solo es mi opinión y en referencia a la calidad de productos informáticos, hay otros enfoques seguro que diferentes en otros ámbitos que estaría bien ecuchar.
Un artículo interesante JP, gracias por abordarlo!
Un saludete

JP dijo...

Gracias por el interés en el post. Realmente soy de los que me apunto al medio camino entre las dos definiciones. También es una cuestión de compromiso, por ejemplo en la calidad de las relaciones personales cada uno se compromete a un nivel.

Claro que a nivel empresarial... intereses, costes, presupuestos, clientes hacen que llegar a una solución de compromiso sea difícil y que algunas empresas no trabajen con calidad...