viernes, 25 de abril de 2008

Celebraciones

Hoy hace 108 meses desde un día especial.

Quizá el hecho de haber ido contando y siendo consciente de cada mes desde la fecha, puede ser un reflejo de mi visión de que lo bueno hay que celebrarlo cada uno de nuestro días, y no esperar a efemérides y aniversarios para desvirtuar el sentido de algo positivo y cotidiano, influenciados por el marketing o por la obligación social que nos venden con la publicidad.

Además, por aquello de las leyes de Murphy, de esta forma te quitas la presión de estar perfecto en el día perfecto, no se te estropea la fiesta y para alguien que, como a mí, le disgustan estos días especiales, la vida corre más relajada.

No voy a entrar en profundizar en lo que hay detrás de Reyes, el día de la madre y del padre, del día del libro, los cumpleaños, el día de los enamorados y demás fechas "señaladas". Sobre todo porque esos días muchos somos incoherentes y acabamos picando el anzuelo, así que no me veo con autoridad moral para dar ninguna lección.

Simplemente me gusta ser consciente cada día de las cosas buenas que hay que celebrar, disfrutar de los míos y de los que soy suyo, y ver la vida pasar. Al final el simplemente hecho de estar ahí es el mejor de los regalos. Y esperar quizá a tiempos mejores...