sábado, 26 de abril de 2008

De marcha en la Cantabria de los años noventa

En las tardes y noches de los años noventa, Renedo de Piélagos, los sábados, y Solares, los domingos, aglutinaban la juventud de Cantabria.

El panorama de la movida Cántabra ha sufrido un cambio en los últimos años. Dos de las zonas que acompañaban a Santander en el liderazgo de la movida en Cantabria, se han ido difuminando sin remedio hasta el punto de haberse quedado casi sin gente de marcha.

En aquellos años los sábados por la tarde-noche, íbamos a Renedo, en tren o con el carnet de conducir recién estrenado. Normalmente tomábamos unas cañas, en los bares de la zona, acabábamos en alguna discoteca y a eso de las 10 o las 11 de la noche volvíamos a Santander, a seguir de marcha por el pasadizo de Zorrilla, Cañadío y el Río de la Pila.

El fenómeno más digno de análisis era el de los domingo en Solares. Recuerdo que muchos domingos había más gente en Solares que los sábados en Santander. Filas de cientos de metros de coches aparcados y un ambiente espectacular. Era mucho mejor irse de marcha a Solares que, como años más tarde a veces sucedía, tomarse un café en Santander un poco amuermado con la amenazada de otro lunes más.

Lugares en Solares, como Casino, Crisis, Disco Rojo, El Tubo, FM, Garden, La Mola y Reflejos, han marcado muchas historias de nuestra juventud, que ahora recordamos muchos con nostalgia. Especialmente en verano había gente por todas partes, e íbamos bien temprano porque normalmente a los doce nos recogíamos para no empezar muy dormidos la semana.

Quizá la toma de conciencia sobre el alcohol al volante ha dado la puntilla a este fenómeno de irse de marcha a los pueblos de los alrededores de una ciudad, siendo un factor determinante.

Supongo que algunos de vosotros conoceréis otros lugares, que no he frecuentado para estos menesteres, y opinaréis que he olvidado sitios que estuvieron o siguen de moda. Lejos de dejarlos fuera, me encantaría conocer vuestra opinión y que contéis qué se cocía y cuece por las noches, qué lugares estuvieron o están de moda para cuestiones de salir, tomarse algo y relacionarse en este mundo que quizá se está virtualizando en exceso.

Un día, en plan de broma, comentaba con amigos y amigas de mi generación que deberíamos montar una plataforma antisupermercados, ya que muchos de ellos se han ubicado en los que eran nuestras discotecas y lugares de moda. Algunos ejemplos son Línea de Playa en Santander, así como Casino y Disco Rojo en Solares.

A mí me sigue resultando curioso ver parejas hacer la compra con sus chiquillos en locales que antaño fueron discotecas.