lunes, 21 de abril de 2008

Concierto en el Madrid de noviembre de 1995

Corría el año 1995, mes de noviembre, lunes 27. Hacía poco más de un año desde que estaba en Madrid, quizá todavía no sabía muy bien por dónde me pegaba el viento, pero aprendía rápido.

En la facultad, cursando la especialidad, ya en quinto de carrera, 80% de foráneos y un amigo de León, el único con el que estuve, en dos ciudades distintas, estudiando codo con codo los cinco años de carrera. Y... ¿qué podíamos hacer un lunes noche del mes de noviembre en la inmensa Madrid?

Nos animamos a ir a un concierto.

Todavía recuerdo aquellas dos motos (una Vespa y una BMW), ambas matrícula de Santander, en la que pasamos buenos momentos de idas y venidas, del dolor en las rodillas por el frío en el invierno al sofoco del verano esquivando coches en un atasco por los puentes que comunicaban la Ciudad Universitaria con la zona de Ventas, pasando el elevado de Cuatro Caminos (que ya no está entre nosotros), el puente sobre la Castellana, el subterráneo de República Argentina hasta llegar a Manuel Becerra y alrededores.

Aquel lunes 27 de noviembre de 1995 vivimos un magnífico concierto en el Palacio de los Deportes (antes de que se quemara en junio de 2001). Se trataba de un ciclo denominado "Night of the Proms", patrocinado por Heineken, en la que pudimos ver y oír una mezcla de música clásica (Beethoven, Strauss y Rossini entre otros) y cantantes de renombre internacional (Roger Hodgson, Bryan Fery, Al Jarreu y John Miles), todo junto a una orquesta, un coro de más de ochenta voces, y "un tenor italiano", de quien en algunas noticias ni mencionaban el nombre, que me encantó y que hoy todos conocemos como es Andrea Boccelli.

Como anécdota, a la vuelta, hacia Cuatro Caminos, nos encontramos un cuatro latas volcado dentro del túnel de República Argentina (a saber cómo lo hizo).

Amigo de León, es difícil contactar contigo, si me lees deja un mensaje. Gracias.

---
Noticia Relacionada (fuente: El Mundo)

METROPOLI

El rock bajo batuta

S. Martínez/M. Martín-Lunas

Por primera vez en España se celebra el concierto "Night of the Proms", un nuevo concepto de fiesta cultural que mezcla la música de hace centenares de años con lo mejor de las últimas décadas: Beethoven y Ferry, Rossini y Hodgson...

Lo del día 27 no es una reunión musical típica. Actúan varios de los mejores cantantes internacionales (Roger Hodgson, Bryan Fery, Al Jarreu, John Miles), pero no es un concierto múltiple. Toca una orquesta de música clásica al completo, pero tampoco será en un auditorio.

Un tenor italiano interpreta varios cortes en solitario, pero no es una ópera. Más de ochenta voces en coro rematan el escenario, pero tampoco se trata de godspell, y mucho menos de los monjes de Silos. En fin, es todo eso junto, y además, desde Málaga llega la apuesta española para la ocasión. Danza Invisible es la gran incógnita (¿cómo cantará Javier el Hey you de Lennon que cierra el concierto?).

Algo nuevo, por fin, y distinto, además. No se sabe qué aceptación puede tener en España, elegida precisamente por el carácter abierto de sus habitantes, un concierto en el que la música clásica es la base y que encima se celebra un lunes, pero quien se acerque hasta el Palacio de los Deportes de la Comunidad puede llevarse una agradable sorpresa.

El Heineken Night of the Proms trata de aunar el rock con la música clásica, y de educar al joven (y no tanto) público poco acostumbrado a los nombres de Chaikowsky, Mozart, Strauss, Dvorah, etc. Se garantiza que todas las piezas interpretadas en las intervenciones clásicas serán conocidas. Aunque los títulos no suenen, sí lo hacen las melodías, por uno u otro motivo. Por ejemplo, la apertura del concierto es Así habló Zaratustra, de Strauss, que tiene fama (y que no agredan los cultistas) por servir de banda sonora a la película 2001: Odisea en el espacio.

Esta es la primera vez que el festival recala en España. Anualmente se celebra en Bélgica (desde hace once años) y Holanda (que lo recoge desde hace seis). En la localidad holandesa de Den Bosch, Amsterdam, Heineken Night of the Proms tuvo lugar el 6 de noviembre; las 60.000 entradas para el evento se vendieron en dos horas. El espectáculo fue digno de ver: la gente, con una media de edad bastante baja, coreaba y hasta bailaba temas como Carmina Burana, de Orff, y el coro, también bastante joven, no descansaba para mover al público.

En el cartel de esta edición, por la parte de rock, actúa Roger Hodgson, el líder del extinto grupo Supertramp, una buena elección teniendo en cuenta el tipo de música sinfónica que ejercía la formación. En realidad, en Amsterdam fue el mejor momento de las tres horas de concierto.
Bryan Ferry, con un estilo más pop, recogido del grupo que lideraba, Roxy Music, cerró el turno de actuaciones en solitario en aquella ocasión. Quien se encargó de abrirlo, en cambio, fue el cantante John Miles, conocido, sobre todo, por haber formado parte en algunas ocasiones del Alan Parsons Proyect (por ejemplo, en el disco La sagrada familia, de cuyo tema principal es vocalista). Además, Al Jarreau, un veterano en la escena, y el tenor italiano Andrea Bocelli, que se marca un dueto con Miles.

"Heineken Night of the Proms". Lunes 27, a las 21.30 h, en el Palacio de los Deportes (Avda. Felipe II). Entradas: 2.500-3.500-4.500 ptas. En Fnac, Madrid Rock e Hispano 20. Teléfono de información: 902 27 11 95.