domingo, 6 de abril de 2008

Hay días... De Madrid a Cantabria

Hay días en los que te planteas si las entradas de tu blog están derivando mucho hacia lo profesional y si escribes poco sobre los personal. Escribir sobre mis temas personales creo que hace sentir cierto pudor, cierto miedo sobre si estás abriendo tu mundo interior a tus lectores, la mayoría que no te conocen, pero quizá alguno pueda saber o imaginar quién eres.

Hay días en los que dices -y qué más da- y te planteas si sería sencillo plasmar tu existencia en una entrada en el blog. Días en los que piensas que la felicidad es sólo puntual y que es muy difícil tener aquello que llaman la felicidad completa. Para mí la felicidad gira alrededor de unos ejes principales: salud, amistad, amor, que estén y estén bien los míos, trabajo y, por qué no negarlo, tener la solvencia económica para poder centrarme en todos los ejes anteriores.

Hay días en los que me paro a analizar el equilibrio tan inestable que hay entre todos esos ejes de mi felicidad, y en los que aunque tratando de ser realista, la balanza se decanta un poco por el ligero pesimismo.

Hay días en los que leyendo blogs como De Torrelavega a Madrid, que por cierto ayer me leí de principio a fin, siento nostalgia por aquella época que en mi caso duró muchos, muchos años, en la cual mi vida era muy diferente a ahora. Eran momentos duros por la distancia, pero en los cuales tenía una meta, ser feliz, trabajar duro entre semana, estar con mis amigos, viajar a Santander siempre que podía y que el cuerpo aguantaba y perseguir una meta, aunque no sabía cuando llegaría, que era el retorno a Cantabria.

Y hay días, como hoy, en los que me planteo cuál debería ser mi meta ahora, qué debería aparecer en mi horizonte para volver a retomar esa fuerza que tenía en mi interior y que arrasaba, qué nuevo fin he de plantearme para que esos ejes se alineen , de Cantabria a Madrid, o de Madrid a Cantabria, esa es la cuestión.

4 comentarios:

Maika dijo...

Yo a veces me planteo ciertas cosas, como lo contrario. No contar tanto de mi vida personal, porque a veces me expongo demasiado a gente que no conozco o a gente que conozco y sabe donde puedo tener mi talón de Aquiles.Y eso no me parece que esté bien.
En cuanto al tema de tener una meta, yo pienso que la vida es siempre más interesante si tienes algo por lo que "soñar" y "luchar". Yo ahora estoy en el momento de querer dar el salto, de irme fuera de aquí detrás de lo que quiero y deseo...pero como cuesta saltar cuando no sabes lo que te vas a encontrar...
Por cierto, gracias, me ha encantado el blog del que has hablado.:)
¡¡Besucos!!

J P dijo...

Maika gracias por tu comentario, me hace mucha ilusión, al igual que me ahyas leido.

Como me mantengo anónimo, más o menos, no me da tanto miedo que puedan aprovechar mis debilidades algunos sin escrúpulos, así que me gustaría abrirme más a lectores que, como tú, me leen con atención, al menos en este post.

Sobre el blog de Tania, De Torrelavega a Madrid, a mí me encanta, condensa en menos de uño muchas de las cosas que a mí me ocurrieron en más de 10, y desde aquí la animo a que siga.

Así que a ver si me animo y busco nuevas metas, buscamos nuevas metas.

Muchas suerte y un abrazo.

Una exiliada en Madrid dijo...

Gracias a los dos por las referencias. Mi blog comenzó así, como una forma de sentirme cerca de mis amigos, y de dar salida a lo que sentía. Me fui buscando un cambio que necesitaba ya no solo en lo profesional. En principio, no pensé q "desconocidos" accediesen a mi blog... todo el está repleto de referencias a gente que quiero y es en parte mi forma de decirles q les echo en falta.
Gracias por los ánimos y las buenas palabras, realmente espero que ontinuemos en contacto.
besos

JP dijo...

Exiliada en Madrid, gracias por pasarte y por tu aportación, incluendo las motivaciones de tu blog, que te animo a seguir y que leeré, quien sabe si recordando viejos tiempos, o adelantando futuros acontecimientos.