viernes, 11 de abril de 2008

Tala y poda "a la montañesa"

Desde hace mucho tiempo, aunque urbano de orígenes, siento cada vez más profundamente cada árbol que talan.

Cuando talan un árbol siempre me pregunto por qué. Cuando ya no hay remedio, intento limpiar nuestra conciencia ecológica mirando si el árbol estaba enfermo, y casi siempre estaba sano como un roble, o como un haya, una encina, un fresno, un magnolio, un tejo, ...

Entonces, ¿qué nos mueve a talar un valor tan apreciado como un árbol?

A nivel urbano, muchas veces priman intereses como urbanizar calles, hacer aparcamientos subterráneos o túneles para aliviar el tráfico. A veces se trasplantan, otras veces se podan "a la montañesa" y viene a mi cabeza ejemplos como los pinos de Pérez Galdós, que ya no están entre nosotros, o la poda salvaje de varios magnolios en la Plaza de Pombo, donde también han trasplantado varios olivos, que me pregunto dónde están.

En el ámbito rural muchas veces parece que molestan, o que son un peligro para una casa de la que se plantaron demasiado cerca, o que quieren hacer leña, y no del árbol caído precisamente. Hace poco retumbó mi casa, y mi alma, cuando talaron una cagiga que sigue ahí, troceada, esperando no sé muy bien qué, pero es una estampa de destrucción, de falta de razón, un absurdo en definitiva.

Poda a la montañesa, o tala a la montañesa, nos estamos quedando sin árboles mientras vemos otras regiones europeas donde da gusto pasear con árboles que han visto varias generaciones.

Nosotros en una generación, por el contrario, vemos varios árboles en el mismo lugar.

6 comentarios:

larosadelapaz dijo...

yo cada vez que voy a clase y llego a la altura del cuco...es impresionante lo que han destrozado, y cada vez que paso, evito mirar,pero no puedo.Miro y pienso lo mismo que el dia anterior cuando pasé...

J P dijo...

Acabo de dar un paseo para desquitarme por un sitio precioso, lástima que las fotos no han salido muy allá...

Carrilanu dijo...

Esta tarde estaba pensando lo mismo.

Que feos son los plátanos todos mutilados y deformados por las cicatrices-nudos, el magnolio que si mal no recuerdo estaba en la parada de San Martin frente al Palacio de Festivales, o los también eliminados pinos cerca de Museo Maritimo.

J P dijo...

Gracias por vuestros comentarios.

Carrilanu: Me pregunto si hemos de pasear cámara en mano para sacar una foto a esos árboles de referencia que nos quedan, por si les llega el día. Una vez no están, es como si no pasara nada, salvo en nuestro recuerdo amargo

zina montenegro dijo...

Talar arboles es más que un delito, un error. Pero peor aun es talar voluntades, y luego enterrarlas, como quienes lo hacian para crear turba. Y eso hacen cada dia los que nos gobiernan, decidiendo al margen, y pisando encima ... de nosotros

JP dijo...

Pues sí, entre talar los magnolios de Pombo y maltratarlos como están haciendo creo que hay poca distancia. Problema de conciencia política, y medioambiental...


Saludos,
JP

Historias de JP